“Hay que perderse para encontrarse”, pasaje de uno de los poemas del autor uruguayo Eduardo Galeano, es la síntesis de los procesos que se desataron en CASA FRANCISCO, el tercer disco de Francisco, El Hombre.

Resignificando el tono negativo de la pérdida, los miembros de Francisco, el Hombre buscaron perderse en nuevos sonidos y proyectos como solistas para poder encontrarse nuevamente como una banda-organismo. “Entendimos que queríamos hacer un disco en el que no reinventáramos la rueda: venimos a ser Francisco, el Hombre”, entiende Mateo Piracés-Ugarte, quien forma parte del grupo junto a LAZÚLI, Sebastianismos, Andrei Kozyreff y Helena Papini.

Es así, libre de ansiedades y frustraciones individuales, que la banda compone el disco CASA FRANCISCO, que llega a las plataformas de streaming este jueves 21 de octubre (escucha aquí). Definido por el quinteto como el disco “más Francisco, el Hombre de todos”, la obra enumera las apariciones especiales de la cantante de la región de Amazonia Dona Onete, el carioca Rubel, los artistas catalanes de La Pegatina, la artista bahiana Josyara y la cantante Céu de São Paulo.

Casa Francisco, solo lo que importa

Sin la urgencia de poner todo lo que se les metió en la garganta en un mismo disco, el grupo expandió la lupa a lo que realmente importa: “Era crucial que cada uno también desarrollara su carrera como solista o paralela, teniendo más salidas creativas en las que enfocarse más en lo que nos une y menos en lo que nos diferencia”, explica Mateo. LAZÚLI completa: “el haber vivido otros proyectos musicales, decantó cualquier ansiedad de cada ego querer poner todo en un mismo disco, haciéndonos espacio para estar al servicio de la música y lo que este momento, como
banda, nos pide”.

Así, los procesos se concretaron, de forma más madura, diluyéndose en las “Casas Francisco”, inmersiones que acabaron dando el título del disco. A lo largo de 10 temas, el quinteto volvió a conectar con sus raíces latinoamericanas. “Nunca nos dejaron, es solo que, ahora, con mayor conciencia, corporeidad y organicidad, los estamos honrando con más naturalidad”, dice LAZÚLI.

Este pilar de la reconexión choca con “Loucura”, tema que abre la obra como una “llamada a un salto de valentía”, según interpreta la vocalista. La canción incluso se desdobló en “Pele Velha”, un interludio de “Loucura”, que originalmente estaría al final de la lista de canciones, pero terminó dando paso a “Nada Conterá a Primavera”, el primer single que ya ha sido lanzado.

En “Arbolito”, se refuerza el reencuentro con las raíces al marcar la primera composición de LAZÚLI en lengua española. “Llegó como un llamado a tierra, a reflejarse en los árboles y en el poder que tiene cada rama, incluso porque la fuerza y la ligereza que proviene de conectarse con la tierra y con el cielo, solo se tiene existiendo y confiando en la vida”, concluye la artista. Dados a los sentidos, el grupo canta sobre el corazón a través de “Coração Acorda”, junto a la bahiana Josyara, y de la divertida lovesong “Océ”, un homenaje a la compañera del guitarrista Andrei Kozyreff.

Con producciones firmadas por muchas manos, temas intrínsecos, como la vida y la muerte, estuvieron presentes en la obra de “Se Não Fosse Por Ontem”, una oda a la vida con la participación del cantante Rubel. Como contrapunto, en “Solo Muere El Que Se Olvida”, el grupo trata la muerte desde una perspectiva influyente en la cultura mexicana. Inspirada en el “Dia de Los Muertos”, el tema muestra la transaccionalidad de Francisco, el Hombre y trae la presencia de la banda catalana La Pegatina.

Por último, la fusión de sensaciones y referentes que propone el disco, que van desde los chilenos Chico Trujillo hasta la Academia Da Berlinda, de Pernambuco, también va desde abstracciones, como el desprendimiento cantado en “Arrasta”, tema que trae la participación de la cantante Céu, hasta momentos concretos que son parte de la rutina, como correr a recoger ropa del tendedero cuando llega la lluvia fuerte, inspiración para “Olha a Chuva”, con la voz de Dona Onete.

“En ‘CASA FRANCISCO’ construimos canciones como si estuviéramos en nuestro espectáculo, cantando a coro y haciendo esa unión de musicalidades latinoamericanas como si fueran todas de un solo género musical”, resume Mateo sobre el proyecto realizado con el apoyo del 4º Edital Público de Apoyo a la Creación Artística – Lenguaje Musical Concejalía Municipal de Cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *